Make your own free website on Tripod.com
La República Galáctica ya no es el paraíso tranquilo que solía ser, y las armas personales son habituales en muchos planetas.
Algunos las llevan únicamente para su protección personal. Para otros, llevar blasters y detonadores termales es simplemente parte de su jornada habitual de trabajo. En algunos casos especiales, como en el de los respetados Caballeros Jedi, el arma pasa de ser una mera herramienta para convertirse en un símbolo de la Justicia que debe proteger.
Por todo ello, la Galaxia se está convirtiendo en un lugar más peligroso, y es bueno saber con qué te puedes encontrar.

Los Androides de Combate empleados por la Federación de Comercio tienen un Rifle Blaster especial.
Diseñado para ser empleado por manos mecánicas, este rifle es más pesado que un blaster ordinario y por lo tanto inapropiado para el manejo humano.
Algunos Androides de Combate han sido construidos con blasters en lugar de manos, lo que les asegura que sus armas están siempre preparadas para desarrollar una potencia de fuego elevada y letal para sus enemigos.
Los Androides de Combate de la Federación de Comercio, en contraste, han sido construidos para ser tropas de campo, capaces de dejar su arma y operar con maquinaria o desarrollar otro tipo de labores si es preciso. La desventaja es que entonces dicho rifle puede ser utilizado en dicho caso por un adversario.
El Capitán Panaka, siempre alerta ante los riesgos potenciales, ha supervisado personalmente el entrenamiento de la Reina Amidala en las artes de la autoprotección; incluyendo prácticas con la pistola laser en un campo de entrenamiento de Palacio.
La Pistola Real de Naboo ha sido diseñada específicamente para Amidala y sus asistentas, siendo su peso y tamaño una extensión perfecta y natural de su mano. Más que un arma es una obra de artesanía.
El personal de Palacio también ha sido entrenado por Panaka para velar por la seguridad de la Reina. Pero es crucial que la Monarca de Naboo sepa depender de ella misma y de su pistola láser para defenderse en una crisis.
Las fuerzas de seguridad que conforman la Guardía Real del Palacio de Naboo usan pistolas láser pesadas específicamente mejoradas que incorporan inteligentes mejoras técnicas.
Además de los disparos de energía, estas armas pueden lanzar proyectiles e incluso cables, dando a los guardias de palacio una variedad de opciones para conseguir controlar situaciones impredecibles sin usar innecesariamente la violencia.
El cuerpo de seguridad Real de Naboo es conocido por su capacidad de mantener un alto grado de eficacia al mismo tiempo que evita el parecer una Guardia amenazadora para sus conciudadanos.
La Espada de Luz, también llamada Sable Láser, es conocida en toda la República Galáctica como el arma diferenciadora y tradicional de los Caballeros Jedi.
Los Jedi siempre llevan sus propias Espadas de Luz, que construyen ellos mismos como parte de su entrenamiento. Un arma de poder y capacidades inusuales, el Sable Láser puede ser más peligroso para un novato que no lo haya manejado nunca que para un oponente; y sólo un individuo muy entrenado puede esperar sobrevivir con una Espada de Luz ante una alta cantidad de disparos de blaster dirigidos a su anatomía.
Aún así, para los Jedi es un arma increíblemente útil que puede rechazar el ataque de un enemigo y dirigirlo contra el mismo. En ocasiones, la simple visión de una Espada de Luz encendida es suficiente para hacer desistir a los enemigos de atacar, ya que temen encontrarse con sus propios disparos reflejados hacia ellos.
La Espada de Luz intimida bastante, pero existen variaciones de este arma que parecen formidables. Como el doble Sable Láser de Darth Maul.
Esta doble hoja de energía puede atravesar cualquier cosa dos veces. Puede utilizarse selectivamente como una Espada de Luz ordinaria, con sólo una de sus hojas encendidas; pero si se encienden las dos se convierte en un utensilio extraordinario que requiere mucha habilidad y entrenamiento.
Sólo la paciencia y concentración de alguien muy poderoso con La Fuerza puede llevar al dominio de dicho arte. En manos de un seguidor del lado oscuro, constituye una amenaza latente para los seguidores del lado luminoso.